10 cosas que dañan el cabello

Por costumbre o porque es lo que nos han enseñado desde niñas, solemos hacer varias cosas que dañan el cabello. Las hemos enlistado en 10 puntos y estamos seguros que algunos te sorprenderán.

1. Lavarlo todos los días

Si, así como lo lees. Una de las peores cosas que le puedes hacer a tu cabello es lavarlo todos los días. Lo más recomendable es que laves tu cabellera cada tercer día y es importante que la cepilles todas las noches para distribuir esa grasita natural del cuero cabelludo, que es lo que le da al cabello el brillo y sedosidad naturales.

Puede ser difícil al principio romper con la rutina, pero te aseguramos que vale la pena y tu cabello te lo agradecerá con una apariencia más sana y con más brillo.

Lávalo cada tercer día
Lávalo cada tercer día
2. No usar el producto adecuado

Si seguimos hablando sobre el lavado, lo segundo que puedes hacer para maltratarlo es NO usar el producto indicado para el tipo de cabello que tienes. Es decir, un cabello natural, que está sano, no necesitará los mismos productos que una cabellera decolorada, una que ha tenido varios procesos químicos u otra que esté maltratada.

Es indispensable que siempre uses un tratamiento hidratante después del shampoo. Como ya lo hemos dicho antes, hasta el cabello más sano necesita

Puedes revisar nuestra sección ¿Qué hago con mi cabello? que responde a las preguntas más frecuentes y donde podrás encontrar los productos indicados para tu cabello.

Y si ya lo tienes reseco, maltratado o procesado, en este post te explicamos cómo fortalecer el cabello.

Usa el producto indicado para tu cabellera
Usa el producto indicado para tu cabellera
3. La forma como lo secas

Al parecer desde pequeñas nos enseñan que para secar el cabello, primero debemos exprimirlo, después tallarlo con la toalla y finalmente enredarlo en la misma.

Si has tenido esta costumbre por años y te preguntas por qué tu cabello se enreda, se esponja tanto y se llena de frizz… la respuesta está en cómo lo secas.

La forma correcta de hacerlo es retirando el exceso de agua con la toalla, pero sin exprimir o tallar. Únicamente presiona suavemente y si tu cabello es rizado, hazlo tomándolo desde la punta y presionando hacia arriba (como si fuera un resorte).

Cuida la forma en que secas tu cabello
Cuida la forma en que secas tu cabello
4. Desenredarlo a jalones

¿Tu cabello está un poco maltratado y se pueden ver algunas puntas abiertas?

La explicación está en que generalmente lo primero que haces cuando sales de bañarte es tomar un cepillo para desenredar tu cabello y si tiene algún nudo, peinas y das tirones hasta que se deshace.

En ese caso lo primero que debes cambiar es el cepillo que usas por un peine de dientes anchos para desenredar. Comienza desde las puntas y sigue hacia arriba.

Lo siguiente es seguir el punto número dos y tres en cada lavada; busca los productos indicados para tu tipo de cabello y pon atención al momento de secarlo para no hacerlo como siempre.

Nunca lo desenredes a jalones
Nunca lo desenredes a jalones
5. Plancharlo cuando está mojado

Sobre usar la plancha cuando tu cabellera todavía está mojada… ¡olvídalo!

Solo logras deshidratarlo profundamente y provocas que se maltrate. Para plancharlo debe estar 100% seco.

planchar mojado

6. Exceso de calor

Empezando por el momento en que lavas tu cabello; si lo haces con agua muy caliente vas a provocar que se reseque y si está teñido, tu color se deslavará mucho más rápido.

Usar la secadora, la plancha, tenazas o cualquier otra herramienta de calor todos los días sin aplicar un protector de calor e incluso usar agua muy caliente para lavarlo; son factores que causan la pérdida de hidratación, que se vea opaco, que se esponje, las puntas abiertas, que el color se deslave mucho más rápido… ¿Necesitas más?

Bien, para evitar todo lo anterior sólo debes: lavar tu cabello con agua tibia y aplicar un silicón (protector de calor) que no sólo te ayudará a protegerlo del desgaste por las herramientas de calor, también del sol y el medio ambiente.

Exceso de calor por herramientas
Exceso de calor por herramientas
7. Entre más, mejor

Usar productos estilizantes en exceso es más común de lo que imaginas, por ejemplo cuando se trata de obtener la cola de caballo perfecta, donde no se salga ni un solo cabellito.

Cuando usas demasiados productos estilizantes como gel, mouse y spray, con el tiempo se va acumulando en el cuero cabelludo. Puede tapar los folículos y debilitarlos, provocando la caída del cabello; se crean depósitos del producto que se va desprendiendo como si fuera resequedad y la misma acumulación crea un cuero cabelludo graso.

Si crees que sería muy difícil cambiar este hábito, te recomendamos considerar las tendencias de peinado de este año que se caracterizan por ser más casuales e incluso un tanto descuidados. El punto es que se vean naturales, así que no te preocupes por esos cabellitos rebeldes.

Usa sólo la cantidad necesaria de estizante
Usa sólo la cantidad necesaria de estizante
8. Atarlo todos los días

Ponerle kilos de gel (o cualquier otro producto como ya dijimos en el punto pasado), estirarlo todo lo que se pueda y atarlo con la primera liga que encontramos. En la noche lo desatas y te das cuenta que sigue húmedo y se marca justo donde lo amarraste.

Si usas cualquier liga, sobre todo una que sea muy delgada o que no esté recubierta por un material suave, se enreda en el cabello, lo quiebra y causa daños severos en la fibra capilar.

Usa una liga de cabello adecuada
Usa una liga de cabello adecuada
9. Nunca hacer despuntes

Aunque estés dejando crecer tu cabello para cambiar de estilo, es importante que acudas al menos cada 3 meses con tu estilista para que haga un despunte y de preferencia le vaya dando forma a tu corte.

Siguiendo esta recomendación evitarás las puntas abiertas, lograrás que tu cabello crezca más sano y que siempre conserves una forma definida en tu corte.

Cabello sano con despuntes regulares
Cabello sano con despuntes regulares
10. No poner atención al cuero cabelludo

Los folículos en el cuero cabelludo son el lugar de nacimiento de cada cabello. Si no están limpios y sanos, no podrán producir un cabello fuerte y saludable. Por ello es importante que no lo laves diario y que lo cepilles todas las noches para distribuir la grasita natural que producimos.

Del mismo modo, debes poner mucha atención en el lavado. Da un masaje suave con la llema de los dedos y enjuaga del mismo modo.

 

¿Qué te pareció esta lista? Déjanos un comentario y cuéntanos qué es lo que más sueles hacerle a tu cabello. También te esperamos en el Instituto para brindarte tratamientos profesionales, realizados por nuestros alumnos de termino.

Agenda tu cita al 5519    6164

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*