Belleza sin RENCOR

Es un sentimiento de hostilidad hacia alguien que nos ha hecho, a nuestro juicio, una injusticia.

Esta emoción no únicamente se cronifica en forma de odio hacia quien nos hizo daño, sino que, también, nos trae malestar, un dolor que nosotros aceptamos que nos afecte, pese a que le podemos buscar solución.

Características generales del rencor

El rencor es, sin lugar a dudas, una emoción negativa. Se trata del sentimiento de hostilidad, o de gran resentimiento, hacia alguien quien nos ha hecho algún tipo de ofensa o daño. Es decir, aparece cuando sentimos que alguien se ha portado mal con nosotros.

Es normal que, cuando sentimos que alguien nos ha tratado injustamente, sintamos emociones negativas, estando el rencor entre ellas. El problema es que puede tomar el control de nuestras vidas, y puede ser tan fuerte que, a veces, puede desequilibrarnos, enfermarnos tanto en lo físico como en lo mental.

Si nos refugiamos en el rencor, en vez de buscar soluciones al daño que nos han hecho, estamos avivando las llamas de la amargura, el odio, la tensión, sentimientos malos, sentimientos que no nos hacen avanzar.

Pensar una y otra vez en el daño que nos hicieron, pero no aprender a gestionar el daño que sentimos, que nos infligimos nosotros mismos con pensamientos tóxicos, es el verdadero problema. Hay que soltar, de forma sana y no dañina, ese dolor.

El rencor, es un obstáculo que se entromete a la hora de intentar restaurar una relación. Es aquello que interpretamos como una ofensa que, con el paso del tiempo y pese a que estaba extinto, lo hemos conservado criogenizado en nuestra mente. Es un problema, no una solución, en nuestras relaciones sociales. En la medida que haya rencor, la relación no podrá volver a ser cómo era.

Desde el punto de vista de la psicología, el ser una persona rencorosa puede ir ligado a un trastorno de personalidad, pues, aunque todos seamos capaces de sentir este sentimiento, algunas personas, como las que sufren trastorno de personalidad paranoide, son incapaces de olvidar los insultos o injurias hacia su persona

Cómo dejar de sentir rencor

•Identificar correctamente el sentimiento. No es lo mismo un enfado momentáneo con alguien, el cual en poco tiempo desaparecerá, que sentir la necesidad de venganza por algo que nos han hecho.

•Observar las consecuencias. Consiste en identificar cómo el sentimiento de rencor nos está afectando y qué es lo que está provocando en nosotros (ira, malestar, odio,…)

•Comunicación. Para ello no es necesario hablar con la persona que nos ha provocado dicho sentimiento. Si no, que el objetivo es desahogarse, por lo que cualquier persona de confianza puede darnos su apoyo. Incluso se puede acudir a un profesional para solicitar ayuda.

•Aceptar lo ocurrido. Algunas veces el dolor nos impide aceptar aquello que nos ha ocurrido, pues es más fácil odiar que perdonar. Aquí puedes ver los Motivos por los que es tan difícil perdonar. Sin embargo, si queremos encontrarnos bien con nosotros mismos, tenemos que tomar las mejores decisiones y, una de ellas, es aceptar que no podemos cambiar lo que ha pasado y por ende aceptar lo ocurrido.

•Tomar la decisión y la acción. Es importante estar decididos a acabar con ese sentimiento. Si se quiere erradicar el rencor, no se puede estar volviendo al pasado una y otra vez, sino que hay que mirar hacia delante y pasar página.

•Ser un poco egoísta. Este punto tal vez es el que más controversia puede crear en nosotros, pues se trata de ser egoísta con nuestro bienestar. Es decir, tenemos que querer estar bien y para ello, una vez nos demos cuenta de que con el rencor lo único que hacemos es sentirnos mal, hemos de querer eliminarlo. Cabe aclarar que no significa ser egosíta con la connotación negativa que se le suele dar a la palabra, sino simplemente pensar en nosotros y cuidarnos como lo haríamos con un ser querido.

Sin embargo, si no hay forma de poder arreglar el daño que nos ha generado, ya sea porque no quiere o porque no es consciente de sus actos, el intentar separarnos de esa persona puede ser una medida drástica pero necesaria. En algunos casos, es mejor estar solo que mal acompañado.

Nos leemos y nos escribimos.

Porque  “Salud (mental) es belleza”

Instituto Top Stylist

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*