Callos y Callosidades en los pies

Aprendiendo de

Callos y callosidades en los pies

7 Puntos importes

Con la llegada del verano algo que gusta y disfrutamos las mujeres es el uso de sandalias, pero cuando tenemos unos pies con callos o callosidades nos abstenemos,  ya  que dan una apariencia de descuido que puede ser desagradable. •

¿Qué son los callos? son más pequeños que las callosidades y tienen un centro duro rodeado de piel inflamada. Los callos pueden ser dolorosos cuando se ejerce presión sobre ellos.

¿Qué son las callosidades? En general, se forman en las plantas de los pies, especialmente debajo de los talones o la región metatarsiana, en las palmas o en las rodillas. Las callosidades varían de tamaño y forma, y con frecuencia son más grandes que los callos y no son dolorosas.

A ambas lesiones de forma técnica  reciben el nombre de “hiperqueratosis. •

¿Cuáles son sus sintomas? Su principal característica es una piel con capas duras y gruesas provocando escamas y sequedad sin bordes definidos de color amarillento..  También podemos observar protuberancias duras y elevadas y sensibilidad o dolor.

¿Cuáles son sus causas? •Son un mecanismo de protección de la piel del pie ante la presión o roce continuo.  Las siguientes son algunas fuentes de presión y de fricción:

*MALA PISADA. Muchas veces las durezas aparecen en los mismos sitios. El motivo es sencillo: hay una incorrecta forma de pisar.

No apoyamos y repartimos bien la carga y la presión sobre el pie, por ello hay zonas que siempre se ven afectadas.

*CALZADO. El calzado inadecuado con punta estrecha, así como los zapatos de tacón, fomentan la aparición de durezas ya que oprimen el pie y los dedos.

*CALCETINES. Si no usamos esta prenda cuando nos calzamos, la piel del pie rozará directamente con el material rígido del calzado, provocando así las durezas. Los calcetines mal colocados o arrugados también pueden potenciar su aparición.

* DESHIDRATACIÓN.  La deshidratación del pie es un factor que también ayuda a la presencia de hiperqueratosis. Es muy frecuente sobre todo en la zona de los talones.

*DEFORMIDAD. Si el paciente tiene una deformidad en el pie, como son los juanetes o dedos en garra, martillo o mazo, también será propenso a poder sufrirlas, ya que producen más presión entre la piel y el calzado.

¿Cuándo consultar al médico? •Si una callosidad o un callo se vuelve muy doloroso o se inflama, consulta a tu médico. Si tienes diabetes o un flujo sanguíneo deficiente, llama a tu médico antes de tratar por tu cuenta un callo o una callosidad, ya que incluso una pequeña lesión en el pie podría provocar una herida abierta infectada (úlcera). •

¿Cómo prevenir su aparición? •Acudir regularmente con un pedicurista o podólogo es fundamental para evitar esta lesión. •CALZADO ADECUADO. Es aconsejable comprar un zapato que tenga unas determinadas características para evitar que perjudique a nuestro pie y provoque durezas. Las más importantes son: Amplio de horma para prevenir la presión en los dedos, aporte estabilidad y con contrafuertes rígidos para sujetar bien el pie, además de evitar las suelas finas, fabricados con materiales de calidad y con tejidos transpirables, evitar el uso de tacones (no más de 3-4 centímetros). No utilizar siempre el mismo zapato, alternar usando diferentes tipos para que la fricción no se produzca en las mismas zonas. •  PIEDRA PÓMEZ. Utilizar la piedra pómez para exfoliar las pieles muertas ayudará a prevenir la aparición de durezas. Es importante hacerlo de forma superficial, y ante cualquier lesión o irritación acudir al especialista. No es un tratamiento, sino un complemento. •HIGIENE. Lavarlos, y sobre todo secarlos en profundidad, es un hábito diario que hay cumplir en nuestra rutina de higiene. • HIDRATACIÓN. Una correcta hidratación del pie ayudará a frenar la presencia de estas lesiones.

En definitiva, aunque las durezas o hiperqueratosis sean un problema muy habitual entre la gente, no por ello debemos restarle importancia. •

¿Cómo elimino los callo y callosidades? •Para la mayoría de las personas, el simple hecho de eliminar la fuente de fricción o de presión hace que los callos y las callosidades desaparezcan.

Es importante destacar que hay patologías que pueden confundirse con las durezas, y si por ejemplo tratamos en casa una verruga plantar (causada por el Virus del papiloma Humano) como si fuera una dureza, podemos empeorar la situación y propagar la infección, ya que son dos patologías de diferente tratamiento.

El especialista realizará el tratamiento más adecuado según cada caso. Los más habituales son:

*QUIROPODIA. Este tratamiento podológico es el más frecuente para solucionar las durezas. A través de la deslaminación se podrá eliminar la acumulación de células muertas en la piel del pie.

* ESTUDIO BIOMECÁNICO DE LA MARCHA. Con un completo estudio biomecánico de la pisada, y gracias a la plataforma de presiones, se podrán conocer los puntos de mayor presión al caminar y, con unas plantillas personalizadas, reequilibrar las presiones y poder descargar esos puntos de máxima presión del pie para evitar que aparezcan las hiperqueratosis plantares a corto y largo plazo.

  Recuerda que en el Instituto, contamos con la carrera de Cultor en Belleza y muchos más, estas capacitaciones te ayudaran a realizar este servicio de forma profesional y con las medidas de seguridad e higiene necesarias.

Consulta este y mas notas de tu interés en https://www.facebook.com/academiatopstylist/

Instituto Top Stylist

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*