Masajes reafirmantes de senos. Es posible cambiar su tamaño sin cirugía?

Si bien no es posible aumentar o disminuir dramáticamente el volumen de los senos solo con masajes, sí es viable reafirmarlos y darles mayor realce haciéndolos lucir más hermosos y juveniles.
Es importante que tus clientas lo sepan desde el principio, para evitar la decepción que causa la expectativa no cumplida postservicio.
A la hora de un masaje es fundamental buscar un momento de tranquilidad. En el caso de los senos, es aconsejable reservar los últimos minutos de la ducha o mientras una se seca.
Por la delicadeza de la zona, también es recomendable elegir una crema hidratante o un aceite esencial para que el tacto sea más fluido. A través de un masaje, el tejido de las mamas se estimula, por lo que el producto (un aceite de almendras dulces, de rosa mosqueta o argán son ideales) penetra mejor en la piel y se aprovechan más los nutrientes que aporta.
Se utilizarán las yemas de los tres dedos de una mano (índice, medio y anular). Si por ejemplo se va a masajear el pecho derecho, se trabajará con la mano izquierda, y a la inversa. La fricción ha de ser delicada, por lo que solo se precisa hacer una ligera presión con la yema de los dedos y realizar un movimiento circular sobre la zona.
Habrá que levantar el brazo del pecho que se va a masajear y empezar el masaje en la unión entre la axila y el pecho. Luego, se moverá la mano hacia el interior del cuerpo, dirigiéndose a la clavícula y de ahí a la unión entre los pechos. A medida que se hace el masaje, se irá dibujando un círculo amplio con los movimientos hasta llegar a masajear el pecho en sí y acabar en la zona que rodea el pezón. No hay que olvidar aplicarse más hidratante y repetir el mismo ejercicio con el otro pecho.
Hay diferencia entre aplicarse crema por todo el cuerpo, y aplicar la hidratante con un masaje sobre los pechos, hasta que la piel absorba todo el producto. Si se es constante en esta segunda alternativa, se evitará la pérdida de la elasticidad y la flacidez en las mamas, resultado de los cambios hormonales y de la aparición de estrías.
Finalmente, un masaje cada noche en las mamas con un aceite de lavanda puede ser una buena estrategia para ayudar a conciliar el sueño antes y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*