Uñas quebradizas? Qué hacer

Ciertos hongos o afecciones específicas de la piel se encuentran entre las principales causas por las que en ocasiones nuestras uñas se tornan escamadas y quebradizas.
Este problema también puede deberse al contacto frecuente y sin protección con productos químicos de limpieza como lejías, ácidos o detergentes, que propician la aparición de pequeñas alteraciones en la forma, color, textura y superficie de la uña. ¿El resultado? Uñas frágiles, al borde de la rotura por su escasa fuerza y elasticidad.
Es importante visitar al dermatólogo para que dictamine un diagnóstico preciso. No obstante, siempre hay que procurar que las uñas estén cortas y usar guantes cuando vayamos a tratar con sustancias agresivas y evitar ambientes con exceso de humedad.
A esto hay que añadir que se pueden utilizar productos que contribuyan a fortalecerlas, ya que la alimentación ayuda pero no es la panacea; es aconsejable el aceite de oliva también aplicable en manos y pies, así como cosméticos efectivos que realmente refuercen nuestras uñas. Por ejemplo, de bases de calcio y fortalecedores”.
Este cuidado también debe tenerse en cuenta cuando nos hagamos la manicura, momento en el que hay que recurrir a esmaltes de buena calidad para evitar que aparezcan las uñas escamadas. Para estas es aconsejable el uso de un protector que evite que el esmalte salte, así como un top coat que lo fije.
En el momento de tratarlas, debemos pulir con cuidado las uñas con un buffer e insistir en la zona que se vea más dañada, hidratando cutículas y las propias uñas cada día con un buen aceite.
Hay que ser muy paciente con aquellos tratamientos destinados a fortalecer y nutrir las uñas con calcio en gel, pues crecen de manera lenta, no más de dos milímetros en un mes, y tenerlas perfectas puede llevarnos un largo tiempo.
Debemos masajear regularmente las cutículas y uñas con movimientos circulares para que estas crezcan de una manera sana y fuerte, o acudir de vez en cuando a que nos hagan envolturas hidratantes y nutritivas de manos y pies, sin olvidar que podemos hacer mucho si ingerimos regularmente grasas buenas como el salmón, las nueces o los aguacates, vitamina A que aportan los huevos, las zanahorias o las acelgas, y cómo no, el calcio de la leche, el brócoli, las espinacas o las almendras.

Curso Uñas de Gel*
(Gelish) 1 semana
🔽
Informes WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*